Mark Williams: El resurgir de un campeón

Willo trofeo 2

Hace tan solo un año Mark Williams caía eliminado en la tercera ronda de clasificación para el Campeonato del Mundo de snooker ante Stuart Carrington. Esa decepción, unida a la mala racha que estaba atravesando el carismático jugador galés le hizo plantearse seriamente la retirada. Pero el consejo de su esposa Joanne junto a la inestimable ayuda de Lee Walker y Steve Feeney consiguieron que Williams siguiera jugando y que además lo hiciera a un gran nivel.

El duro trabajo realizado el pasado verano empezó a dar sus frutos cuando Mark Williams se proclamó campeón del Six-red World Championship el pasado mes de septiembre derrotando al jugador tailandés Thepchaiya Un-Nooh en la final por 8-2, dando indicios de la prometedora temporada que el galés tenía por delante.

Uno de los momentos más emotivos tuvo lugar durante el mes de noviembre. Tras haberse planteado en más de una ocasión a lo largo de la semana abandonar el torneo debido a la estancia en el hospital de su esposa, Williams jugó la final del Northern Ireland Open ante la joven promesa china Yan Bingtao, al que derrotó por 9-8 para ganar su primer título de ranking en seis años.

Pero no iba a ser el único, el jugador de Ebbw Vale también se llevó el triunfo en el German Masters con una contundente victoria en la final ante el escocés Graeme Dott por 9-1.

Pese a los tres títulos, dos de ranking, y los buenos resultados de la temporada en general, nadie pensaba que Mark Williams fuera a proclamarse campeón del mundo ya que antes del torneo los focos apuntaban principalmente hacía Mark Selby y Ronnie O’Sullivan como grandes favoritos. Al menos, en esta ocasión, Williams ocupaba el número 7 del ranking mundial antes del torneo, lo que le daba la clasificación directa para el Crucible como cabeza de serie. La pronta eliminación de Selby y O’Sullivan junto a otros cabezas de serie abrió completamente la terna de candidatos al título y el nombre de Mark Williams, que mostró un gran estado de forma desde la primeras rondas, empezaba a aparecer en esa lista.

Tras eliminar a Ali Carter en cuartos de final declaraba que jugar las semifinales, ronda a la que no llegaba desde 2011,  era muy especial para él ya que el circuito cada vez es más fuerte y él es más mayor, por lo que no sabía cuantas veces iba a poder saborear ese momento.

También comentaba estar haciendo su mejor juego en mucho tiempo y que se sentía relajado y con mucha confianza. Esa confianza fue clave para remontar una durísima semifinal que le enfrentó a Barry Hawkins y que se llevó por un ajustado 17-15. Williams, que ya había sido campeón en 2000 y 2003, consiguió su tercer campeonato del mundo 15 años después al derrotar a John Higgins en una de las finales más bonitas que se han visto en los últimos años por 16-18, cerrando una magnífica temporada en la que se ha situado ahora mismo como número 3 del mundo y que, más allá de los resultados, nos ha devuelto la mejor versión de uno de los mejores jugadores de la historia.

Cuadro del Campeonato del Mundo (snooker.org)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s